Empatía en el Liderazgo: Un Puente Necesario en el Mundo Empresarial de Latam

empatia liderazgo

Comparte este artículo en redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Vamos a desentrañar algo crucial en el mundo empresarial, especialmente en Latam: la empatía en el liderazgo. ¿Sabías que la falta de empatía en muchos directivos puede ser una de las razones de los malos resultados en las empresas? Sí, así como lo oyes.

Imagina esta situación: una empresa atraviesa momentos difíciles, el mercado está cambiante, y los clientes, empleados y proveedores experimentan una montaña rusa emocional y económica. Pero, ¿qué pasa en las salas de juntas? Planificaciones basadas en cifras del año anterior y una desconexión total con la realidad del mercado. ¿Suena familiar? Seguro que sí.

Tomemos el caso de Falabella y otros retailers que, sin considerar la crisis económica, política y social, hicieron planificaciones de ventas que afectaron toda su operación. O mira a Cencosud, cuyo Gerente General enfrentó problemas éticos en un momento donde la sensibilidad social está a flor de piel. Y ni hablar del directorio de Codelco, lleno de problemas económicos, que se embarcó en una serie de proyectos sin la capacidad de gestión por problemas de recursos.

Este escenario no es raro en Latam. Muchos equipos directivos y directorios parecen vivir en una burbuja, alejados de la realidad de los mercados en los que operan. La empatía, esa gran herramienta de gestión, parece haber sido olvidada.

La empatía no es simplemente «ponerse en los zapatos del otro». Es un puente que conecta a los líderes con sus equipos, clientes y mercados a un nivel más profundo. Entender sus perspectivas, sentir lo que ellos sienten y usar este entendimiento para guiar tus acciones e interacciones es esencial.

Ser un líder empático no significa ser blando o indulgente. Es reconocer y validar las emociones de tu equipo. Un líder empático puede anticipar mejor las necesidades de su equipo, responder a preocupaciones no expresadas y fomentar un ambiente de trabajo positivo.

La razón por la que muchos líderes fallan en esto es simple: trabajar con empatía es un cambio importante que requiere esfuerzo. Nuestro cerebro busca atajos, por eso existen los sesgos. Salir de esa zona de confort no es fácil, pero es crucial.

Si eres líder en una empresa, te invito a hacer este ejercicio: la próxima vez que tomes una decisión, pregúntate cómo afectará esto a tu equipo, a tus clientes, a tus proveedores. ¿Estás considerando sus emociones y perspectivas? Si la respuesta es no, es hora de replantear.

La empatía en el liderazgo es clave para conectar de verdad con tu equipo y el mercado. No es solo una cuestión de buenos sentimientos; es una estrategia inteligente que puede llevar a tu empresa a mejores resultados y a un ambiente laboral más sano.

En estos tiempos difíciles, donde la incertidumbre parece ser la única constante, la empatía no es solo deseable, es esencial. Si eres parte de un equipo directivo, te desafío a ser ese líder empático que tu empresa necesita. No solo cambiarás la dinámica de tu organización, sino que también verás cómo esta nueva perspectiva impacta positivamente en los resultados.

La empatía en el liderazgo no es un lujo, es una necesidad.

¡Recuerda, la empatía marca la diferencia!

Comparte este artículo en redes sociales

Facebook
Twitter
LinkedIn

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *